www.panaktiv.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Hígado y Panaktiv

La terapia hepática con la levadura de cerveza

E-mail Imprimir PDF

La importancia de la levadura de cerveza en la terapia hepática

La nutrición tiene una importancia trascendental en el control de los trastornos hepáticos, ya que realmente todavía no se han constatado trata-mientos médicos eficaces. Aun cuando los problemas de tipo hepático representan un problema de gran magnitud en nuestra sociedad,

los avances en torno a la terapia nutricional son mínimos. En cambio, resulta sorprendente la actividad de la levadura de cerveza, cuya actividad gracias a sus exclusivos compuestos naturales, contribuyen en gran medida en estos tratamientos. Numerosos estudios médicos e investigaciones testifican la efectividad de la levadura de cerveza en los trastornos del hígado.

 

La Levadura de Cerveza y las disfunciones hepáticas - Avances médicos y científicos

La levadura de cerveza en el tratamiento de los problemas hepáticos, es ante todo una terapia de tipo sustitutivo. Su gran riqueza en principios activos aporta al hígado sustancias muy importantes que posibilitan su regeneración. Además de su composición rica en vitaminas y oligoelementos, es su contenido enzimático el que le confiere su gran actividad en el metabolismo hepático y su involucración en la cadena proteica y enzimática del organismo.

Desde 1900 los constituyentes de la levadura de cerveza han sido objeto de largos estudios científicos por su papel e interrelación con las funciones del hígado.

Hasta mediados del año 1940, la dieta tradicional para este “decisivo órgano”,  consistía principalmente en una dieta restringida en grasas y proteínas. Después de intensivas investigaciones, PATEK & POST fueron los primeros en llegar a la conclusión de que el aporte de lípidos y proteínas de forma moderada era muy im-portante para la salud hepática. En sus investigaciones sometieron a multitud de afectados hepáticos a base de levadura seca de cerveza -con especial riqueza en vitaminas B y proteínas-, el resultado obtenido fue una considerable disminución en las manifestaciones clínicas de sus pacientes, mejoría en los análisis sanguíneos y un notable incremento en la calidad de vida y fortaleza de sus pacientes.

El especialista en procesos hepáticos de los años 50, profesor KALK, al igual que STEPP, entonces Doctor Jefe de la Clínica en Medicina en Gieben, observaron en sus estudios, deficiencias proteicas específicas que parecían ser las causantes de diversos desórdenes en el hígado, así pues desarrollaron la conocida dieta de suero lácteo bajo en grasas. STEPP hizo gran mención a la problemática del consumo de proteínas degradadas por procesos excesivos de cocción y conservantes, dando soporte a la teoría de KALK y la dieta del suero de leche.

KALK fue unos de los pioneros en reconocer las bases científicas de los valores de la levadura de cerveza en la enfermedad hepática. “Déficits específicos en nuestra dieta pueden dan lugar a desórdenes en el hígado. Como sustancias muy importantes en la terapia, recalcamos: la colina, metionina, glutation, complejo de vitaminas B y el Selenio. La levadura de cerveza contiene todos estos nutrientes en las proporciones más adecuadas.”

La levadura de cerveza llegó a considerarse como la “dieta del  hígado”. Ésto fue en gran medida acreditado por LAZNICKA, físico checo (1957). LAZNICKA obtuvo gran éxito en pacientes con hepatitis suministrando levadura de cerveza fresca a razón de 60-70 grs diarios. Su método particular de preparación preservaba todos los principales constituyentes, que normalmente se pierden en el proceso tradicional de secado en las levaduras. Queda más que demostrado que la levadura en estado fresco tiene mayor actividad y efectividad que la seca, como bien demostró FINK en los años 30, pero el secado era el único método para preservar los valores nutricionales de la levadura en aquél entonces.

LAZNICKA confirmó la implicación tan decisiva de los aminoácidos en el control de los problemas hepáticos. Se sabía que la necrosis de las células del hígado podían prevenirse con la administración de aminoácidos azufrados, y que la acumulación de grasa (hígado graso), podría también evitarse con algunos de ellos (metionina y cisteina), los cuales liberan los llamados grupos métilicos.

Sorprendentes resultados clínicos demostraron el éxito de la levadura en la terapia hepática. LAZNICKA trató a base de levadura fresca a más de 1000 pacientes con hepatitis durante aproximadamente 10 años. Ninguno de los sometidos a la terapia contrajo cirrosis, normalizaron sus funciones hepáticas, pudieron realizar una vida normal, y mostraron un estado de mejoría general.

LAZNICKA llegó a la conclusión de que la levadura de cerveza fresca, no desecada, era “el tratamiento más efectivo para los trastornos hepáticos”. La levadura de cerveza obtuvo gran éxito sobre multitud de  casos en la eliminación y paliación  de los síntomas en pacientes con cirrosis severa, incluso algunos que habían sido desahuciados por los tratamientos convencionales. LAZNICKA definió que “la levadura de cerveza no sólo representa un aporte natural de sustancias eficaces nutricionalmente, sino que además éstas son contenidas en las proporciones correctas”.

LAZNICKA reconoció que el tratamiento aislado con Vitamina B era inadecuado, conclusión todavía prevaleciente en los estudios actuales. El aporte proteico de la levadura de cerveza aún en mínimas cantidades es altamente positivo para la salud hepática.

Confirmó los valiosos factores y la capacidad protectora de los principios de la levadura de cerveza en la “prevención de la necrosis hepática e hígado graso”.

En su libro “La levadura en la complementación y suplementación nutricional” (1950), NOCKER prestó atención a tests cuyos resultados demostraron que las funciones defectuosas en el sistema metabólico del azufre (representado por glutation, metionina y cisteína), originaban defectos en la limpieza y detoxificación hepática, trastornando las funciones del hígado con acumulación de sustancias tóxicas.

En su pequeña sorpresa, llegó a la convicción de que con levadura de cerveza se podían tratar prácticamente todos los desarreglos de tipo hepático.

En Alemania se puede citar al profesor FINK, que entre otros, promovieron las propiedades protectoras de los componentes de la levadura de cerveza en una serie de estudios médicos. Una dosis regular de levadura actúa como protectora del hígado contra los daños tóxicos de las sustancias absorbidas por el tracto digestivo. FINK demostró que una calidad óptima de levadura de cerveza y la ingestión de metionina y colina aportaban gran efectividad en los tratamientos.  Los estudios comparativos de FINK respecto a varios tipos de levaduras y la levadura de cerveza, dieron como resultado que la levadura de cerveza derivada de un proceso germinativo natural, fresca y sin conservantes, era claramente el modo óptimo de consumo.

Como resultado de sus investigaciones en el hospital de Lich, HERMANN e IRRGANG (1952) , estudiaron la excepcional contribución de la levadura de cerveza en los procesos pre y postoperatorios de más de 100 pacientes afectados de vesícula biliar e hígado.

KLINGMÜLLER (1955) describió los excepcionales beneficios de la levadura de cerveza en la prevención de daños en el parénquima hepático. “Dada su composición, la levadura actúa como profiláctico, complemento nutricional y como agente terapéutico”.

El DR. METZ llevó a cabo intensivas investigaciones y fue el primero en producir la actualmente conocida levadura-celular líquida, la cual se adecua estrictamente a los requerimientos de la dieta hepática.

BOSSE, médico especialista en hígado (Frankfurt), también mostró atención al saludable efecto de la levadura de cerveza en el hígado. Para él uno de los principales aspectos de la levadura fue el suministro de proteinas naturales ausentes en la nutrición, que ésta permitía compensar de forma óptima (“proteínas de rápida absorción y de alto valor biológico”). BOSSE reconoció la vinculación entre las funciones hepáticas y el suministro adecuado de energía y nutrientes hacia el corazón. Descubrió con éxito que numerosos pacientes eliminaban excedentes de grasas acumuladas vía renal (orina). Diversos test en laboratorios demostraron que aquellas grasas estaban constituidas principalmente por lípidos sanguíneos y colesterol. Llegó a la hipótesis de que “en un organismo correctamente nutrido, es posible mediante los enzimas de la levadura, solubilizar algunas sustancias acumuladas en los vasos sanguíneos -lípidos y colesterol especialmente-, y consecuentemente ser eliminadas”. Este novedoso concepto era completamente contrario a los estudios médicos que afirmaban la imposibilidad en la solubilización y eliminación de los depósitos de colesterol una vez fijados en las arterias y vasos sanguíneos. Estos efectos secundarios tan positivos con la ingestión de levadura de cerveza son típicos cuando su consumo es regular. El incremento en la producción de lipoproteínas sanguíneas -HDL- que se producen con el tratamiento de levadura todavía resultan asombrosos tanto en médicos, como pacientes.

El hígado y la arteriosclerosis

La mejora de todas las funciones hepáticas por el consumo de levadura líquida de cerveza es una de las claves de su efectividad en la arterioesclerosis. En el hígado se forman las lipoproteínas de alta y baja densidad HDL y LDL. Los renombrados profesores expertos en arterioesclerosis SCHETTLER y RATSCHOW (1960),  demostraron los efectos positivos de la levadura liquida en el metabolismo de las grasas. Estudios en USA mostraron que el consumo regular de levadura de cerveza incrementaba considerablemente las tasas de HDL, responsables del buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Las bases de la efectividad de la levadura de cerveza a nivel científico

Las células de la levadura de cerveza constituyen la forma más óptima y de fácil absorción de nutrientes regenerativos para el hígado. Estas células son ricas en:

Proteínas de alto valor biológico con riqueza en aminoácidos azufrados, metionina y cisteína, así como lisina.

Aporte del tripéptido glutation (en la dosis más adecuada).

Selenio

Todas las vitaminas B, que juegan un papel importantísimo en el proceso energético del hígado y del metabolismo proteico.

La colina, ácido orótico, ácido alfa lipóico e inositol.

La gran calidad proteica de la levadura de cerveza

Las proteínas en la dieta de los enfermos de hígado tienen una importancia vital. El hígado necesita proteínas de la más alta calidad y no en grandes cantidades, porque su vulnerabilidad es total si los aportes de proteína son insuficientes e inadecuados.

El incremento de los trastornos hepáticos está muy vinculado con el aumento del consumo de alimentos excesivamente procesados, donde la proteína ha sido desnaturalizada (degradada). Renombrados expertos en aminoácidos como el Dr. OHLENSCHLÄGER son críticos con respecto a nuestro consumo actual de proteínas. A pesar de que el consumo de proteínas de origen animal nos provee de proteinas válidas para nuestra nutrición, éstas generan gran cantidad de indeseables productos de desecho. Si consumimos proteína predominantemente procesada (frita, cocida o hervida), sometida a altas temperaturas, los productos lácteos desnaturalizados y “comida rápida o basura”, la calidad y contenido en aminoácidos es muy baja.

La levadura líquida-celular nos provee de proteínas de alto valor nutricional constituidas principalmente de enzimas y aminoácidos esenciales implicados en la catalización metabólica.

Incluso el aminoácido Lisina, cuya relación con la descomposición de las proteínas es total, la cual es apenas detectable en alimentos vegetales, en la levadura celular líquida se encuentra en las dosis necesarias para nuestro metabolismo.

Los cuidadosos métodos y tecnología usados por el Dr. Metz en la producción de la levadura líquida-celular Panaktiv, garantizan la conservación de todos sus valiosos principios activos, en especial sus delicados aminoácidos. Las células de la levadura Panaktiv preservan todo su importante contenido en agua. Con este procedimiento se evitan las altas temperaturas, la exposición al aire y a la luz, a diferencia de las tradicionales levaduras secas.

Dos aminoácidos azufrados esenciales: Metionina y Cisteina

Éstos dos aminoácidos son muy importantes en el tratamiento hepático, ya que colaboran en gran medida en la detoxificación del hígado.

La cisteína, por ejemplo, disminuye los efectos tóxicos del alcohol y fenol. La metionina está implicada en la liberación de los grupos metílicos, que junto con el ácido fólico y otras sustancias, son útiles para la desintoxicación de drogas, activación de la síntesis del ácido desoxirribonucléico (DNA) y el metabolismo de numerosos compuestos, incluyendo la colina, lecitina, vitamina B12, los precursores de la vitamina D y algunas hormonas.

Cisteína y Metionina también contribuyen significativamente en la formación del glutatión, muy importante en la depuración orgánica.

Un factor desintoxicante de gran importancia en la levadura de cerveza: El glutation

El tripéptido glutation es uno de los más importantes antioxidantes inhibidores del daño producido por los radicales libres, estabiliza las paredes celulares y previene los daños que ocasionan los radicales.

La carencia de glutatión  provoca transformaciones defectuosas del oxigeno intracelular en energía y consecuentemente, el sistema inmunológico sufre alteraciones, además de que la flora intestinal al someterse a esta carencia induce a daños hepáticos.

El aporte adecuado de este aminoácido en nuestra alimentación debería de ser constante, pero existen pocas fuentes que nos lo suministren. Una de las formas más efectivas para la ingestión de glutatión consiste en la toma de levadura de cerveza, ya que lo aporta en las proporciones más óptimas. Todas nuestras células requieren una cantidad adecuada de este aminoácido, por su gran trascendencia sobre el hígado, aunque su aporte debe de ser mínimo, como ocurre en la levadura de cerveza.

El selenio como oligoelemento

En 1958, SCHWARZ descubrió la presencia de selenio en las células de la levadura de cerveza. Se demostró que una administración regular de selenio en animales proporcionaba una protección eficaz contra la necrosis hepática de origen alimentario. El selenio forma parte del peróxido de glutatión, enzima que permite la catalización del glutatión en su forma asimilable. El peróxido de glutatión ayuda en la eliminación del H202 (peróxido de hidrógeno), fuerte oxidante celular.

Los compuestos proteicos con selenio pueden de forma similar a la vitamina E, prevenir o aliviar  los daños hepáticos causados por la deficiencia de aminoácidos azufrados. El mecanismo de este oligoelemento en el organismo es todavía desconocido.

Vitaminas del grupo B

El contenido de vitaminas del grupo B en la levadura de cerveza es de crucial importancia en la terapia hepática. En los años 60 del pasado siglo, se realizaron observaciones de como algunos desórdenes hepáticos, incluso los producidos por alcohol, están frecuen-temente asociados con irregularidades en los niveles de vitamina B. Las vitaminas más afectadas son el ácido pantoténico (B5), niacina (B3) y varios otros miembros del grupo vitamínico B. El grupo B de vitaminas estimula la síntesis del ADN y  promueve la formación de nuevo tejido hepático.

Es interesante también como la niacina (B3) incrementa los niveles de colesterol “bueno” (HDL) en sangre. El HDL se forma principalmente en el hígado (e intestinos) y devuelve los exceso de colesterol en sangre hacia el hígado.

Colina, Inositol, Ácido Orotico y Ácido alfa lipoico sustancias que protegen al hígado

La colina e inositol son dos componentes muy importantes en las membranas celulares . Juntos con la lecitina, protegen e inhiben el exceso de grasa en el hígado “hígado graso”.

Controlan el exceso de colesterol en sangre actuando como verdaderos “limpiadores” arteriales, reduciendo el daño sobre los vasos sanguíneos. La colina es  también un factor interesante en la síntesis de la acetilcolina, importante neurotransmisor. La acetilcolina penetra en el “laberinto” del sistema nervioso y ayuda a preservar las facultades mentales en buen estado.

La efectividad de estos agentes en el metabolismo de las grasas y arteriosclerosis depende de los receptores hepáticos y de una adecuada suplementación nutricional para crear suficientes lipoproteínas reguladoras y promotoras del metabolismo de las grasas.

El hígado segrega el colesterol hacia la bilis la cual es excretada por el cuerpo por mediación de los intestinos.

Estudios durante más de 10 años mostraron que la lecitina (fosfatidilcolina) detenta un papel importante en la detención del proceso de fibrosis hepática en los estados iniciales de cirrosis (SCHUMACHER, 2001)

La levadura de cerveza aporta colina además de lecitina. Ambas contribuyen a la formación del colesterol HDL y facilitan la regulación de los niveles de colesterol en sangre. Se ha constatado que la lecitina también posee un efecto regulador del metabolismo de las grasas. Los ácidos Orótico y Alfa Lipoico ayudan en la prevención del hígado graso. Como precursor del ácido nucleico, el ácido orótico promueve el desarrollo celular, en particular de las celulas hepáticas, ayudando también en la reparación de sus células. El ácido alfa lipóico es empleado medicinalmente también como regenerador hepático y eliminador de metales pesados.

Como podemos cuidar nuestro hígado

Durante más de 50 años la levadura celular líquida Panaktiv ha confirmado su validez como nutriente ideal para el hígado. Para obtener los máximos beneficios, la dosis óptima consiste en la ingestión de dos botellas por semana por un período aproximado de tres a seis meses. Una vida saludable y controlada es por supuesto, imprescindible. Los beneficios pueden observarse fácilmente mediante controles y análisis médicos.

Algunas sugerencias dietéticas pueden colaborar en nuestra mejora:

Tomar proteínas de alto valor biológico (insuficientes cantidades proteicas pueden perjudicar las funciones hepáticas). Ingerir levadura celular líquida combinada con productos con ácido láctico como el yogurt y kefir, mejoran la flora intestinal

Ingerir alimentos ricos en azufre, como cebollas, ajos y rábanos, resultan excepcionalmente beneficiosos.

Un  intestino saludable protege frente a las bacterias y alimentos nocivos. Alimentos ricos en fibras (harinas integrales, frutas, vegetales y chufas), regulan la digestión y las funciones biliares. El contenido intestinal fluye con más rapidez y se evitan absorciones de toxinas y productos metabólicos como el amoníaco.

Evitar el exceso de peso, grasas en la dieta, nicotina y cafeína.

Evitar el consumo de alcohol y en el caso de hacerlo, en mínimas cantidades.

Tomar los medicamentos estrictamente necesarios siguiendo siempre las comendaciones médicas.

Referencias

American Gastroenterological Association: “Nonalcoholic fatty liver disease” and “AGA Technical review on nonalcoholic

fatty liver disease”, Gastroenterology 2002, 123: 1702-1725

Bosse, J.: “Die therapeutische Bedeutung der Bierhefe speziell bei Leberschänden”, (The Therapeutic importance of brewer´s yeast particularly in liver damage) Arzneipflanzen-Therapie und Ernährungshygiene Zeitschrift für Medizin, Arznei und Nahrung (special edition).

Bosse, J.: “Das Leber-Herzsymdron und die Behandlung der Myokardose und die coromaren Syndroms”; The liver-heart syndrome and the treatment of myocardial and coronary artery disease) Arzneipflanzen-Therapie und Ernährungshygiene, Zeitschrift für Medizin, Arznei und Nahrung, 04, 1968

Ernährungsbericht 2000, Deutsche Gesellschaft für Ernährung e. V., Frankfurt, im Auftrag des Bundesministeriums für Ernährung, Landwirtschaft und Forsten

Fink, Hermann: “Über Leberschäden bei der Bestimmung des biologischen Wertes verschiendener Eiweibe von Mikroorganismen und über die leberschützende Wirkung von Brauereitrub, Bierhefe und Bier”, (Liver damage when determining the biological value of various proteins from microorganisms and the liver protecting effect of brewery sediment, brewer´s yeast and beer) 29. Sitzung der Arbeitsgemeinschaft für Forschung des Landes Nordrhein West falen

Fink Hermann: “Antinekrogene Wirkung von Bier bei der alimentären Lebernekrose”, (Antinecrotic Effect of beer in dietary liver necrosis) (Institut für Gärungswissenschaft und Enzymchemie der Universität Köln, 12/1952

Herman, K.O. Irrgang, Brauwiss, 1952, Heft 3

Kalk, H; “Hunger als Ursache der Leberzirrhose”, (Hunger as a cause of liver cirrhosis) Dtsch. Med. Wschr. 75, S. 225, 1950

Klingmüller, V. Schweiger, H. G.: “Über die Verwendung un Bedeutung von Hefe in Ernährung und Therapie”, (The use and importance of yeast in nutrition and treatment) Ärztl. Forschung 3, S. 116-123, 1955

Laznicka, M.; “Bierhefen in der Therapie der Leberzirrhose”, (Brever´s yeast in the treatment of liver cirrhosis) Zeitschrift für Innere Medizin 12; 376-380 (1957)

Löffler, Petrides: “Physiologische Chemie”, (Physiological chemistry) 5. Auflage, Springer Verlag

Nöcker, J.: “Die Nährhefe als Heil- und Zusatznahrung”, (Dietary yeast in therapeutic and supplementary diets) Medizinische Universitätsklinik Leipzig, 1950

Ohlenschläger, G.; “Therapie mit Aminosäuren: Vielfältige Aufgaben in der Leber”, (Treatment with amino acids: their many tasks in the liver) Naturheilpraxis 05/1997

Patek, A.J.; Post, J.: “Treatment of cirrhosis of liver by nutritious diet and vitamin B supplements”, J Clin Invest 20 (1941), 481

Robert-Koch-Institut, “Beiträge zur Gesundheitsberichterstattung des Bundes: Was essen wir heute?” (Contributions to State Health reports: today´s diet?) 2002

Schumacher, R.: “Lebererkrankungen un Ernänhrung”, (Liver diseases an diet) Ernährungs-Umschau 48, Heft 2, 2001

Author:

Dr. Kathrin Metz-Müller

Nutritionist

61479 Glashütten

Germany

Última actualización el Lunes, 15 de Diciembre de 2014 20:34